jueves, 14 de mayo de 2009

In the box






Cuando te encontré

no podías dormir,
cuando llego el momento de huir,
descansabas en la cajita
que construí para ti.

Y aún sigues allí...

2 comentarios:

JADE dijo...

una cavilación impactante!!! besos!!!

Ignomanía dijo...

Buenisimo :)

Ademas, es cierto, no hay nada mejor que un cigarrillo y un café.