viernes, 16 de octubre de 2009

Disfráz de pirata, gusanos en el frasco, florerías de luto

Ya no respira oxígeno,
el humo de su cigarro
consumió la atmósfera,
con el pasar de las horas
se volvió más inútil
que la última vez,
se le fruncieron los labios,
hasta perderse en una línea finita,
mientras su pierna derecha,
se cubría de gusanos hambrientos.


No logró valerse por sí mismo,
y reposó su cuerpo
en la cama de los olvidos re podridos,
re secos
y decrépitas desmemorias.


Pues al parecer,
el pasado no mejoró su presente,
mucho menos tiño de colores pastel su futuro,
su hoy,
es descansar en camas de hospital,
sin conocidos que le den las buenas nuevas,
ni ese nuevo amor
listo para limpiar
el sudor frío de su frente.


Sin nadie que lo recuerde,
sin vacío que lo llene,
sin pata de palo
ni garfio
ni loro,
yacerá como aquel cadáver en el cajón,
que una vez desee para su destino,
solitario y marchito,
sin tripulación abordo,
se irá,
despacito,
y en silencio.


Sin flores para su triste infierno.

2 comentarios:

Nauta Cousteau dijo...

Caí por acá de casualidad, me gustan las cosas que ecribís.
Pasaré seguído, saludos.

Pablo Lacroix dijo...

pasarè màs seguido... quizàs me quede pegado su buen rato por este lugar!