domingo, 14 de marzo de 2010

Tic - Tac

Sigue acurrucado
un abrazo invisible y sonoro,
sin tregua para este amor desesperado,
tic - tac - tic - tac...
después de tomar un sorbo de quietud,
la melancolía se queda dormida en mi regazo.


Mañana el diario
dirá mentiras otra vez,
la tv hará cara de espanto y sorpresa
ante hechos comunes;
y será un libro de hojas amarillas
el que rescate la siesta.

2 comentarios:

Steffita Rock dijo...

Me gusta la manera en la que tus escritos se desenvuelven, tienen cierto encanto y hacen que no te deje de leer :D

**Sweetblood** dijo...

BUENO ME ALEGRO QUE ASI SEA. SER LEIDA YA ES UN HONOR