domingo, 5 de julio de 2009

Cotidianas I



La vida se ha vuelto

un acto de venganza,

contra enemigos anónimos

e invisibles,
tal es así,

que lo cotidiano,
se volvió más cotidiano todavía,
y aburre,

más que las semanas vacías

en las que solo pienso
en el frío beso de la muerte.



Quizás pensar en ella retoricamente,

sea insoportable,
pero es mucho más profundo,

que dormitar en vagas ideas cotidianas.



Es así,
mientras otros no tienen tiempo
para pensar,
algunos pensamos demasiado,

como si fuera un acto
de caridad forzado.

3 comentarios:

la damisela combatiente dijo...

Lo cotidiano a veces crea rutinas buenas y otras veces nos hace caer en "lo mismo de siempre". Las cosas se van estropeando con lo cotidiano a veces, pero a veces lo cotidiano te hace sentirte a gusto contigo misma, porque sabes lo que hay cada vez que vuelves a hacer lo mismo cada día.

Pablo Mariosa dijo...

Te recomiendo un libro titulado "Sentido y riesgo de la vida cotidiana". Es un ensayo de Santiago Kovadloff.

Tus líneas me recordaron determinados planteos que realiza este ensayista en el libro que te mencioné.

Gracias por visitar mi blog y dejar tus comentarios.

Saludos,

Pablo

¿Lesbiana? dijo...

Eso de pensar demasiado me pasa...pero lo peor es cuando uno se da cuenta que piensa más de lo que hace. La respuesta siempre es el equilibrio, porque pensar demasiado poco y actuar mucho es malo también.