jueves, 16 de julio de 2009

No temo

No le temo ni a la muerte,
ni a los enanos,
ni a los ciegos con sordera,

ni al llanto de las musas sin dueño,

y repito,

no le temo a los insectos,
ni a los ineptos insensibles,
ni a mis zapatos recansadísimos
de ser recalzados

una y otra vez.


No le temo
a ese olvido
que llega enbuenahora,
ni al sonido de la memoria

que hace añicos el silencio.


Resumiendo...

le temo a poquísimas cosas,
más que nada,
a la parálisis de mis manos.

3 comentarios:

Pablo Mariosa dijo...

Entonces no te quedes quieta.

Es importante ser consciente de que temer es humano, pero que lo fundamental es aprender a dominar nuestros miedos.

Te invito a visitar mi blog ya que subí un nuevo escrito.

Un beso,

Pablo

la damisela combatiente dijo...

Qué suerte de tener tan pocos miedos!yo le tengo miedo a casi todo...

Petardo Contreras dijo...

Hay gente que le tiene miedo a los enanos?
Bah si todo es posible si hay gente con miedo a los pechos.

Muy bueno, me gusto

Salute